domingo, 17 de junio de 2012

Encontrando y empujando cálculos renales usando ultrasonido

Encontrando y empujando cálculos renales usando ultrasonido

El ultrasonido ha sido un instrumento ideal durante muchos años para romper los cálculos renales, pero encontrar las piedras todavía requiere una radiografía o tomografía computarizada. Investigadores de la Universidad de Washington y del National Space Biomedical Research Institute (NSBRI) piensan que han desarrollado un método de detección de cálculos renales con un equipo modificado de diagnóstico por ultrasonido en todos los hospitales modernos. Por otra parte, una vez detectados, son capaces de aplicar ultrasonido de forma controlada, con el fin de empujar las piedras en la dirección deseada. Esto puede crear una nueva opción de tratamiento, permitiéndole a los médicos guiar hacia la salida del riñón a las piedras que se niegan a pasar de forma natural. 

La detección de las piedras se lleva a cabo gracias al fenómeno inexplicable llamado “artefacto brillante”, que hace brillar las piedras bajo ultrasonido Doppler. Debido a que los rayos X no se utilizan en la detección, los pacientes y los médicos estarían menos expuestos a la radiación, y el diagnóstico se puede hacer más rápido y justo en el punto de atención.


  De un comunicado de prensa del NSBRI:
 

“Al mismo tiempo, hemos ido más allá de los Artefactos Brillantes y utilizamos lo que conocemos junto con algún otro conocimiento sobre las piedras en el riñón para crear modos específicos para los cálculos renales,” dijo [el Dr. Michael] Bailey. “Presentamos la piedra de manera que parezca que brilla en una imagen en la que la anatomía es blanca y negra, con una piedra de colores brillantes o múltiples piedras de colores.”

Una vez que se encuentran las piedras, el operador de la máquina de ultrasonido puede seleccionar una piedra objetivo, y luego, con sólo pulsar un botón, enviar una onda de ultrasonido focalizado, de aproximadamente medio milímetro de ancho, para mover la piedra hacia la salida de los riñones. La piedra se mueve alrededor de un centímetro por segundo. Además de ser una opción a la cirugía, la tecnología puede ser utilizada para “limpiar” después de la cirugía.

“Siempre hay fragmentos residuales que quedan después de la cirugía”, dijo Bailey. “El cincuenta por ciento de los pacientes estará de regreso dentro de cinco años para el tratamiento. Podemos ayudar a los fragmentos a pasar. ”

La tecnología de ultrasonido que están desarrollando para el NSBRI los Dres. Crum y Bailey no se limita a la detección y eliminación de cálculos renales. La tecnología también se puede utilizar para detener una hemorragia interna y para la ablación (o destrucción) de los tumores. Crum dijo que el grupo de investigación tiene planes innovadores para la tecnología. “Tenemos la visión de una plataforma tecnológica que tiene una arquitectura abierta, se basa en software y puede utilizar la ecografía para una variedad de aplicaciones”, dijo. “No sólo para el diagnóstico, sino también para la terapia.”

Fuente: LInk