lunes, 28 de mayo de 2012

Los efectos de la isquemia están condicionados por su duración


Los efectos de la isquemia están condicionados por su duración


Investigadores del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC) de Barcelona, centro mixto del CSIC y del Institut Català de Ciències Cardiovasculars, han demostrado que la isquemia, así como su duración, desencadena una respuesta inflamatoria aguda tanto a nivel cardíaco como sistémico, así como una mayor predisposición de las plaquetas a la activación y adhesión.

En este estudio, investigadores del Centro de Investigación Cardiovascular, centro mixto del CSIC y del Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares (ICCC), dirigidos por la profesora de investigación Lina Badimon, han demostrado, mediante un modelo experimental porcino de infarto agudo de miocardio, que periodos cortos de oclusión coronaria inducen un aumento en los niveles circulantes de citoquinas proinflamatorias, una mayor activación de las células mononucleares circulantes y una mayor reactividad plaquetar. Concretamente, el estudio revela que tras 30 minutos de isquemia se produce un temprano incremento, tanto a nivel génico como proteico, de MCP-1 (quemoquina que regula la migración y la infiltración de monocitos circulantes), ciclooxigenasa-2 (enzima pro-inflamatoria) y factor tisular (elemento clave para la inducción de trombosis) en células mononucleares circulantes.
Así mismo, 30 minutos de isquemia son suficientes para aumentar la reactividad plaquetar tanto a nivel funcional (aumento en la deposición de plaquetas bajo condiciones de flujo) como a nivel molecular (activación de RhoA, pequeña proteína involucrada en la reorganización del citoesqueleto y consiguiente activación de la plaqueta).
Además, los investigadores han demostrado por primera vez que la isquemia aumenta la expresión de proteína C-reactiva modificada (PCRm) a nivel cardíaco y que ésta se asocia con los macrófagos reclutados en el área de lesión. En línea con estos hallazgos, el equipo de Lina Badimon demostró recientemente (Arteriosc Thromb Vasc Biol, 2008) que la PCRm, a diferencia de PCR nativa o circulante, induce trombosis y tiene efectos pro-inflamatorios.
Estos resultados indican que, además de la reacción inflamatoria generalizada asociada con la presencia de enfermedad aterosclerótica y sus posibles complicaciones trombóticas, el tiempo de isquemia induce una respuesta inflamatoria aguda adicional, a nivel cardíaco y sistémico, así como un mayor riesgo de trombosis. Teniendo en cuenta que la magnitud de la respuesta inflamatoria es un fuerte indicador de futuros eventos cardiovasculares, los resultados presentados por las investigadoras Gemma Vilahur y Lina Badimon refuerzan la necesidad de implementar el uso de estrategias farmacológicas destinadas a reducir la respuesta inflamatoria tras un infarto.
 
Han demostrado que la isquemia aumenta la expresión de la proteína C-reactiva modificada, que induce trombosis y tiene efectos pro-inflamatorios

De hecho, el estudio clínico Júpiter, realizado recientemente en pacientes sin evidencia de enfermedades cardiovasculares preexistentes y niveles normales de colesterol LDL, ha puesto de manifiesto que los efectos beneficiosos (menor morbilidad y mortalidad cardiovascular) alcanzados tras el tratamiento con una nueva estatina (rosuvastatina) se asocia a una reducción en los niveles circulantes de PCR, además de LDL (el conocido como colesterol malo).
Estos resultados publicados por el CSIC-ICCC, que demuestran un efecto agudo y dependiente del tiempo de isquemia sobre las células mononucleares y plaquetas circulantes, pueden contribuir, sin duda, a una mejor comprensión de los beneficios asociados a una rápida revascularización de la arteria coronaria ocluida.


Fuente: R+D CSIC